20 de Octubre de 2012



Mi ventana muestra un cielo a topos luminiscentes. La noche esconde a la montaña, el Montseny parece dormir, pero está despierto y alerta de lo que sucede. La ventana se ríe con este juego de apariencias.

La semana pasada fui a visitar a mi médico radiólogo, mi primera revisión. Un año pasa pronto, aunque metida en las 33 sesiones de radioterapia, es otra cosa. Lo cierto que me vestí para la ocasión, unos taconazos de 18 centímetros de plataforma rojos fueron la perlita de la tarde. Siempre tengo la necesidad de ir al médico como si se tratara de pisar una alfombra roja.

Son sensaciones extrañas, por un lado confiaba en que todo iba ir bien y por otro lado  me decía que ubicara a mi mente en el no esperar ni bueno ni malo, un espacio vacío, el único espacio en donde poder aceptar sin más.

Mientras conducía hacia el hospital sentí por primera vez que pasara lo que pasara ya no me importaba. La razón es que el cáncer y yo ya nos hemos mirado a la cara, sabemos lo que somos, así que el cáncer pasó de la zona desconocida  propicia a los miedos, a la zona de conocidos en la que los miedos son relativos.

La exploración fue dura, porque el dolor persiste y aunque cohabitamos bien el dolor y yo, tanto toqueteo lo intensificó, suerte de analgésico que tomé antes de salir. Me dio el alta en lo que respecta al tratamiento de radiología. El médico hizo referencia a una bolsa de líquido rojo que me pusieron durante  la quimioterapia, reacciona al tratamiento de radioterapia  cambiando la pigmentación de la piel, a estas alturas un matiz de color no es muy relevante. Me fui feliz de la consulta.

Hoy sentí tristeza, supe de alguien con cáncer, siempre me afecta. Sé que se sale, pero la contundencia del tratamiento me infunde respeto y acojona a cualquiera, porque los efectos secundarios son brutales, no hay que engañar a nadie.

Me alegró saber de su valentía y sentir que vivir es vivir. Será un placer emborracharnos en cuanto supere este trance.

Lo que dejo atrás es mucho y no lo cambio. El cáncer me ha hecho crecer, sentir y expresar todo lo que soy.

Leo con cierto reparo que muchas personas quieren tener la vida que tenían, yo no.

Durante este tiempo todo se ha ido recolocando, poniendo en su sitio, quien tenía que estar acompañándome ha estado y quien no, ha salido de mi vida.

El cáncer lo ha quemado todo, desde trabajo, familia, amigos, mi misma, todo ha renacido, con nuevo tono, nuevo color, nueva textura. Me siento mejor en este renacimiento.

Sigo enamorada de la vida, me caso con ella, es un compromiso diario, en cada gesto, en cada paso, en cada palabra. Soy consciente del destierro total de las distancias emocionales con todo lo que me envuelve, amo esa locura de sentir, aunque a veces me tiemble el ánimo hasta llorar a mares.

La semana que viene, nuevo análisis de sangre para mi visita a mi doctora oncóloga y finalizo con todo el preoperatorio. Una semanita movida.

Mi hija está nerviosa, con cada anestesia llega la incertidumbre del despertar. Confiamos en despertar todos los días, esa confianza nos emborracha, nos hace entrar en un coma etílico en donde sólo cabe la apariencia de vivir.

Para vivir no hay que temer, ni pensar, sólo sentir que todo late en la intensidad, que todo se expresa en la intensidad y la tibieza es un engaño en donde hacer esclavos a los hombres.

Vivir lo que uno es, sentir lo que uno es, es conquistarse y ser libre de todo lo que nos condiciona. Salir de la prisión hecha desde que nacemos no es fácil, pero es la única condición posible para conquistar la libertad de ser uno mismo.

Las palabras, los pasos, la transformación es fuego, tierra, aire, agua en su dimensión más absoluta, descafeinar la vida es un suicidio lento, sinuoso, doloroso y al umbral de la muerte asoma la nada vivida. Con la muerte me he tomado unas cañas, la miré y se fue con aspavientos por el todo vivido, de junio del año pasado hasta ahora ha llovido mucho, el todo vivido.

Huele a incienso y mi gato muy gato duerme plácidamente después de un gran banquete.

5 comentarios:

  1. Yo sigo enamorado de leerte, y como tú, de la vida, ser y sentir lo que uno es y disfrutarlo a cada instante. En mi casa también huele a incienso y la lluvia repica sobre la piedra de la ventana, pero el sol ha salido entre las letras de tus palabras. Un beso enorme. Manu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser y sentir sin más, eso es. Un beso enorme para ti también.

      Eliminar
  2. COMO SIEMPRE ME DEJAS SIN PALABRAS Y CON LAGRIMAS EN LOS OJOS... ES REVIVIR CONTIGO TODO LO PASADO... TODO IRA BIEN CORAZON.. AQUI NOS TIENES A QUIENES TE QUEREMOS.. UN BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros a ti también... es un privilegio tenerte tan "cerquita" y compartir tanto. Te queremos.... Besotessss

      Eliminar
    2. TU FUERZA DE VOLUNTAD LA TIENES ASEGURADA PASE QUE PASE ANTE CUALQUIER ADVERSIDAD SEA CUAL SEA Ma CARMEN, RECUERDO HACE MUCHOS MESES ATRÁS CUANDO ME ENTERE DE TU ENFERMEDAD NO TUVE CORAJE PARA SOLIDARIZARME CONTIGO. EL TIEMPO ME HA ENSEÑADO CUANTO SE PUEDE APRENDER DE PERSONAS COMO VOS, Y TANTAS OTRAS AMIGAS EJEMPLO DE ENTEREZA, QUE A TANTOS OTROS NOS FALTA. UN ABRAZO SIEMPRE, MUY HERMOSA PÁGINA

      Eliminar