21 de Mayo de 2013


Mi ventana danza con el Montseny, abrazados por el sol  y un tapiz verde,  ambos se deslizan, se miran profundamente, reconocen su alma, yo como siempre observando, cautiva, envidiando el amor que ilumina el sol.

Se me hacía raro estar en la sala de espera, mi doctora oncóloga iba a darme los resultados, allí estaba yo junto con otras compañeras de batalla,  con la sombra del miedo en la mirada ¿Para qué el miedo? El cáncer y yo nos conocemos, sabemos lo que somos. 

Hay más que una relación al uso entre paciente y doctora, R.  es una maga, es amor en estado puro. Encontramos la capacidad de ponernos de acuerdo y en todo este tiempo, hemos negociado, pactado y siempre entre ambas el respeto y con  mirada profunda, permanecemos en  aquel lugar donde sólo existe lo humano y lo verdaderamente importante. 

Colesterol alto y anemia, por lo demás todo bien, hasta dentro de seis meses. Un tumor benigno y un ganglio inflamado son los responsables. 

Después de ser muy concienzuda con la dieta durante el tratamiento, ahora vivo en cierto desorden. Sigo recolocando. A veces siento que vivo en el día de la marmota, utilizando las mismas expresiones. 

El cáncer es  una sombra, forma parte de mi lado oscuro, es un yo oculto que hiberna. Es un dragón oculto bajo mi piel. 

Sigo viviendo en una resaca, recolocando un todo que la enfermedad desdibujó. Nuevos horizontes y andar en el aquí y ahora, más que nunca. 

Aún siento que pongo el freno de mano, aún siento que una parte de mi sigue pendiente de expresarse y el poso del café derrapa por mi garganta, raspando todo aquello que realmente debe irse. 

Mi piel es más fina, mis manos y antebrazos morenos contrastan con el resto de mi cuerpo,  de piel asombrosamente blanca. Hay un cambio en la pigmentación y en la percepción de todo lo que me rodea. Todo es más intenso y susceptible de desbordarse, pero existe un punto en donde todo permanece. La conciencia de la renuncia es la conciencia de la aceptación de lo que soy y esa es la esencia de mi alma, su permanencia. 

Andamos buscando tarjetas de acreditación a los demás, no hay como reflejarse ante el espejo de los sucesos, un espejo interno en donde la vivencia es un reflejo de lo que somos. 

Me vuelven a decir que el pasado es pasado, es cierto, pero es necesario aprender de lo vivido haciéndonos mucho más hermosos, el pasado nos refleja y nos hace aprender de nosotros mismos,  enriqueciendo el presente, llenándolo  de colores, sabores, melodías y texturas. 

La vida es un caballo que trota en el corazón y navega por la sangre. 

El café humea deslizándose por el ambiente, cada sorbo derrapa. 

Mi gato muy gato juega, me mira con ojos de gato y me siente muy humana.

6 comentarios:

  1. Me quedé rondando con lo que escribiste sobre "La conciencia de la renuncia, es la conciencia de la aceptación de lo que soy"
    Sí, cuanta verdad, renunciar a tantas luchas que vamos sosteniéndolas día tras día...que nos agotan y se llevan nuestra energía, renunciar a esa carga de luchar o ir en contra, forzar, etc. etc. todos antónimos de la aceptación, que es tan liberadora... Pensar que tan sólo con una acción en cada momento llamada "Aceptación" terminaría todo... lo que nos afecta.

    Otro tema no conocía la palabra poso... pensé que en una respuesta que me devolviste a un comentario, en el que hablabas de los posos que deja el pasado, mal supuse que debió ser pozo con "Z" he buscado su significado al leerte hoy "El poso de mi café derrapa..." asiento, sedimento, señal, huella.
    Sigamos la "señal" de nuestra esencia, dejemos las "huellas" de un caminar libre, renunciando a todo el peso...

    Acá en Buenos Aires el otoño está terminando de tapizar todo de dorado y rojizo !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las emociones son muy nuestras, aceptar es reciclarlas, darles un espacio vivencial para después soltarlas, esencial si el poso que queremos sea lo aprendido y de lo aprendido poder compartirlo.

      Aquí termina ya la primavera, pero el calor se resiste a venir. El bosque, los prados, los colores más intensos que nunca anuncian nueveos tiempos.

      Eliminar
    2. Mari Carmen eres genial.
      Tu fuerza, y tu voluntaz, me da energia para alludar a mi madre, ella no se, pero le es dificil, su edad o su lado depresivo, me deja a veces muy mal y me culpabilizo, y me da por llorar, pero despues me levanto y sigo a delante, tu eres la mejor!!
      Un besote muy grande!!!

      Eliminar
    3. Hola Rosy,
      Gracias a ti campeona, sé que es difícil acompañar a un enfermo de cáncer, pero siente y expresa lo que sientes, muéstrale lo que la amas, quizás eso hará que cambie.
      El mismo tratamiento te deja tal grado de cansancio que quieras acabas por tener momentos de mucha tristeza. Es importante expresar el amor que sientes por tu madre, porque muchas veces, demasiadas, damos por supuesto los vínculos y la magia es expresarlos.

      Otro beso para ti Campeona.

      Eliminar
  2. Que tema el de las sombras y nuestros lados oscuros... yo me pregunto ¿Cuándo se desarrollaron...? ¿En que momento empezaron a vivir en sombras...?
    Y reflexionando llego a la comprensión de su comienzo y desarrollo, en medio de esa célula enferma que llamamos familia materna y paterna, y luego continuaron en esa otro familia () elegida... " " formada por nuestras elecciones... Aunque supongo que ha existido un acuerdo previo... antes que nuestra alma decidiera tomar un cuerpo. De antemano aceptamos el duro trabajo...

    En mi caso personal, sigo y sigo danzando con esas sombras que no puedo iluminar... sombras y una guerra que no sostengo y que no recuerdo haber comenzado... aunque sé que uno solo no alcanza para armar una guerra... pero sí no logro abstenerme por completo de participar en ella... estoy inmersa en una red, atrapada en una red tejida desde mi madre, hasta el día de hoy y cuyo trofeo de guerra o botín es hoy mi hija...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un guerra, porque no existe ni derrota ni victoria, pero sí nos enfrentamos al don de la batalla, la valentía de vivir, de experimentarnos en este plano. Comprender que sólo venimos a experimentar emociones y que cada vida vivida, cda experiencia adquirida ya es en sí un regalo, en donde nos descubrimos. A veces en las sombras hay mucha más luz. Nada es lo que parece y todo se siente con los sentidos ocultos, con los sentidos del espíritu.

      Eliminar