4 de noviembre de 2010

Después de un día ajetreado, escucho Dorian. Deseé tomar esas pastillas rosas, soñar sin soñar. Pero la verdad golpea con certeza, midiendo la capacidad de aceptar una realidad que se ha roto, yo deseo estar en cualquier otra parte.

Quiero ir en la nave de Gattaca, a cualquier otra realidad, razones suficientes no me faltan, aunque también razones no me faltan para estar viviendo esta realidad por muy extraña que parezca.

Mi cuerpo ha decidido putearme, ciertas células por decreto ley han hecho su propia revolución, en un alarde de promiscuidad se han procreado salvajemente, ¡Qué hijas de puta! Son tan humanas.

El cabreo se ha ido transformando en sensaciones que golpean mis pensamientos. Es mi tiempo y lo que haga con él y no lo que haga el tiempo conmigo. Ahora mis pisadas son ciertas porque están ahuyentando fantasmas que siempre llevé conmigo.

La vida me ofrece gratas sorpresas. Sigo con emociones encontradas, por ahora no puedo expresarlas pero sí sentirlas en toda su dimensión.

Ahora cada palabra, cada gesto cuenta porque la vida nos empuja a pronunciarnos, a sentirnos, a arder en la pasión propia de sentir todo aquello que somos, todo aquello que soy.

Ayer releyendo el diario, fui muy consciente de toda mi mierda emocional, quiero liberarme de ella, ahora sé que puedo hacerlo. Mi corazón siente las palabras de Marina Tsvetaeva, Vivir en el Fuego, la pasión del fuego que puede hacerme feliz pero puede consumirme, porque la ira no es más que un fuego que carboniza mis entrañas. ¡No quiero más!

Sí quiero la pasión de vivir en el fuego, de sentir la vida palpitar en mí como nunca, pero ya no quiero ser una mujer atada ni a pasados ni a futuros, mujer de eterno presente, con ojos que el tiempo no puede perturbar.

Ahora después de hablar con JC, empezaremos con un plan para preparar mi cuerpo. Mi cuerpo, algo tan cotidiano, tan normal, tan propio, pide ser escuchado, es extraño. Mi cuerpo ahora es Itaca, sé que en mi sangre palpita Ulises, capaz de grandes proezas para conquistar aquella tierra.

La enfermedad nos enfrenta a nosotros mismos porque cuestiona nuestra forma de vivir y de entender la vida. Demasiadas veces vivimos anestesiados a todo lo que nos rodea y lo peor, vivimos anestesiados de nosotros mismos. La enfermedad me ha gritado, sacándome de mi propia realidad e incluso de mi misma, para liberar toda mi verdad que yacía dormida.

Hasta hace poco me había conformado y confiado a una realidad que falsamente quise hacerla mía, aún a sabiendas que debía tomar decisiones, mi cobardía, y el eterno ¿y si….? ¿y si me equivoco? ¿y si no va bien? ¿y si no encuentro otro trabajo? ¿y si…? ¿y si…? Al final el tiempo hace su trabajo a fuego lento cambiando la talla de mi vida.

Físicamente estoy cansada, mis anhelos siguen vivos y mi destino es incierto.

12 comentarios:

  1. Eres amable, querible, entrañable,PRECIOSA. AHÍ ESTÁS TÚ. Y aquí estoy yo, leyéndote.

    ResponderEliminar
  2. "La enfermedad como camino", reza el título de una obra, sencilla como la mayoría de los textos que nos hacen reflexionar.
    Estás inmersa en un viaje intenso, con remolinos emocionales que tras la tormenta despejan la conciencia.
    Eres muy valiente y honesta contigo misma, que es lo más difícil.
    Yo también te leo. Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Animo Mari Carmen! Como decía un viejo sabio TODO PASA aunque creamos que es eterno. A veces hay que pasar por una prueba de fuego para renacer como el Ave Fénix. Tú eres de ésas, de las que no se rinden, de las que dicen SI a los cambios desde ya, de las que viven el presente segundo a segundo, de las que.... son ¡EX ...TRAORDINARIAS! ¡¡¡BRAVO POR TÍ, MUJER!!! Tienes el éxito asegurado. Mil abrazos para que los vayas cogiendo cuando los necesites.

    ResponderEliminar
  4. Adela eres un sol. Es cierto es un viaje intenso, pero estoy creciendo y mi transformación no tiene vuelta atrás.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  5. Gracias Tere por tu ánimo. Hay que renacer y sentir que la vida late más allá de lo que sentimos ahora. Vivir es sentir y continuar paso a paso caminando.

    Mil abrazos recibidos con calor y alegria.

    ResponderEliminar
  6. como siempre sin palabras... sabes que estoy contigo en todo.. Y adelante.. todo pasa por algo.. te kiero Mari.. <3

    ResponderEliminar
  7. Decidiste tomar esas pastillas rosas... y supongo que muchas más, yo te voy a recetar otra medicina que de seguro ya la debes estar tomando... si es así tan solo te recuerdo el nombre de la medicina para que no falte en tu botiquín diario, se llama alegría la marca comercial, y los componentes son risas 100 mg. y sonrisar 1000 mg. es la cura de la RISA, la risa y la salud !!!! Ah y me olvidaba, antes de dormir, no tiene contraindicaciones, se puede tomar cerca de las comidas, es un rico tecito de carcajadas, todas las noches un par de carcajadas antes de irte a dormir y los niveles de endorfinas se elevaran y si te excedes y tomas alegría más de la dosis diarias y litros y litros de ese te de carcajadas ante de acostarte, los efectos secundarios pueden llegar a darse como UNA REVOLUCION DE ENDORFINAS que contagiaran a todas las otras revoluciones !!!!! y si no llegamos a la revolución total de endorfinas al menos, serviran para contrarrestar a esa venenosa llamada ira, que todos conocemos y muy bien... aunque y en mi caso me cueste darme cuenta que la muy venenosa viene con disfraz, en realidad dicen que su verdadero rostro es tristeza... es lo que tenemos todos en mayor o menor mediada, pero también tenemos la risa,y la alegría !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor medicina Reir... a toneladas. Porque de otra manera no es posible, vivir es gozar de los instantes que no se repiten, son todos únicos, es la revolución en si misma.

      Abrazos y besos llenos de besos :)

      Eliminar
  8. Me sigue sorprendiendo la creatividad que tienes Mª Carmen para definir la enfermedad, y con una poética nada convencional te cito:
    "Mi cuerpo ha decidido putearme, ciertas células por decreto ley han hecho su propia revolución, en un alarde de promiscuidad se han procreado salvajemente, ¡Qué hijas de puta! Son tan humanas"
    Deberas que eres un "Verdadero" instrumento poético... y más que instrumento sos la poesía esa bien humana... y creación.

    Cuéntame, energéticamente antes de tener el DIAGNOSTICO (Cancer) como te sentias?

    Ahora que como buena doctora del Alma, especialista en rincones, los más recónditos del alma te AUTO DIAGNOSTICASTE VIDA, sobre el DIAGNOSTICO VIDA, no necesito preguntarte, la respuesta la conozco... (te sentís viva), ENERGETICAMENTE FLUYENDO (con la vida en estado puro, en estado de verdad) y plenamente consciente de todo lo que es el fluir (interior y exterior) viste interior y exterior son tan solo de la mente, esa loca a la que le gusta jugar a los opuestos de tiempo completo... fragmentada siempre... hoy puedo observarla en su funcionamiento... entonces retomando FLUIR es la TOTALIDAD la suma de todos los fragmentos... Beso en el alma ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir sentires... Otro beso en el alma para ti también.

      Eliminar