5 Noviembre de 2010

Hoy está siendo un día muy curioso, no pienso en el nuevo vecino que habita en mi teta, tiene orden de desahucio, mucho me temo que tiene que irse por pelotas.

Compré unas libretas y colores, hablar con A., llenó de vitalidad mi mente, ideas renovadas y encuentros con lo que escribo y pinto.

Los juicios implican culpabilidades, dibujar me permitirá alejar los juicios que suelo hacer, vuelvo a pasar por mi tamiz mental algunos aspectos de mi vida, pintar será un ejercicio muy bueno, para alejar fantasmas, para despedir al juez cruel que habita en mí.

Soy consciente de las oportunidades que la vida ofrece, para superar todos aquellos obstáculos emocionales que habitan en mí, conocer a unas amigas realmente “du coeur”, hace que me alimente bien y con todas las vitaminas emocionales para poder ganar.

Hoy he estado con A. y M., realmente son alucinantes, porque según ellas yo les he despertado la pasión de vivir, pero en cambio soy yo la que les agradezco estar conmigo y compartir desde la más absoluta alegría los últimos acontecimientos.

Recuerdo en un momento de mi infancia que me sentí totalmente libre, salvajemente libre, un sentimiento que reviví a mis veinte años, años cocidos a fuego lento en relaciones tóxicas han hecho que renuncie a ser yo misma.

Hoy a cada paso, soy realmente, por fin me está importando una mierda lo que piensen, porque aunque esté equivocada, soy yo. Reconocer lo que amo, aunque me joda, es lo que he hecho, pero también reconozco que lo que amo me enferma, así que ya está despedido de mi vida.

He tomado Holly y Verbain, porque hoy sentía nuevamente ira. Cólera. Cuando la siento el bulto grita “estoy aquí” y con la tensión muscular me duele.

A medida que escribo y pinto, la cólera se aleja, es un sentimiento muy cínico porque su toxicidad me hace dependiente, así que me lo tomo como si dejara de fumar. Tengo mono. Simplemente me planteo una victoria diaria. Mañana ya se verá.

Estoy escuchando a Ivan Ferreiro, El Viaje de Chihiro. Fantástica canción y película, me gustaría hacer ese viaje, siento que he de conquistarme, porque soy inalcanzable por mí misma, aunque las sensaciones y pensamientos son más cercanos.

He visto las mamografías, la verdad, sorprende, es un alien en mi teta y esto lo ha hecho mi cuerpo, alucinante. La primera foto. Ahora ya tiene una forma física definida, hasta ahora lo sentía bajo mi piel, ahora se han formalizado las presentaciones. Me he despedido del vecino de mi teta, porque ahí no tiene que estar. Él es una información errónea de mi cuerpo, lo que ha de haber es una buena información celular.

Cambiar la dieta me está ayudando, pero lo que más me cuesta es hacer algo de ejercicio. No quiero presionarme ni exigirme, simplemente ya me vendrán ganas y sino, esta noche me voy a bailar.