12 de diciembre de 2011

La claraboya esparrama la luz ya con matices invernales, es una luz llena de frío que se esparce por toda la buhardilla.

Expresarse es vivir. Lo importante es hacerlo, no recluir los sentimientos y emociones en una habitación oscura donde en realidad no duermen, se agazapan, se friccionan, se hacen grandes, se agitan y acaban saliendo con virulencia. Expresarse es un ejercicio que nos honra, porque expresar lo que uno vive dentro de sí mismo es desnudar el alma, nuestro todo.

No quiero protegerme más, no quiero que mi sentir más profundo acabe siendo un caballo desbocado, porque no tengo capacidad de dominarlo, es un caballo que me domina y me hiere, porque con el tiempo termino cayendo en un abismo de difícil salida.

Sé que los momentos de sosiego los llevo conmigo, porque la normalidad es fugaz en una vida llena de movimiento como la mía, sin puntos de referencia.

Sigo despidiendo aquella parte de mí que pesa, porque las cargas emocionales son tediosas de llevar, es un proceso que lejos de dolerme me llena de melancolía, me cuesta entender no vivir lo que uno está sintiendo, como si la vida tuviera que pararse y ponerse en modo “stand by”. No, yo no, sigo andando en ese camino que soy yo misma, en esa eterna conquista de mi propia Itaca interior.

El miércoles nuevamente otra revisión, esta vez la patóloga mamaria, ella me dio la noticia. Qué lejos queda todo y qué cercano está lo vivido, son marcas hechas con la más bella escarcina. Cicatrices que duelen cuando cambia el tiempo, que duelen cuando mi brazo carga peso, cicatrices que llenan mi corazón sondeando caminos nuevos hacia lo que soy realmente.

La normalidad es maravillosa y con ella da comienzo una nueva etapa.

Los zapatos ya no son los que calzaba, ahora a veces me duelen los pies, es una simple cuestión de adaptación entre pie y zapato. El camino sigue estando lleno de posibilidades y probabilidades. Tengo muchos sentimientos que vivir y andar.

Cocino, lavo los platos, voy a comprar, lo que en otro tiempo eran obligaciones cansinas, el cáncer me imposibilitó hacerlas, ahora es un placer y tomo el tiempo necesario para los quehaceres cotidianos, sin prisas, disfrutando de las conversaciones en el supermercado. Los velos de la realidad cotidiana los ha borrado el cáncer y eso es lo que más me alegra, ahora todo tiene ese punto de magia.

Nos circundan verdaderos anestésicos emocionales, el sentir nos conduce a latir con la vida misma, en palabras es difícil, porque el sentir trasciende las palabras, los colores, el sonido, las texturas, el sentir es una proeza y vivir esa magia es dejar que la vida que duerme en nosotros mismos se exprese.

Las palabras mueren cuando son sencillamente palabras, conjuntos de letras con cierta coherencia que tatúan un papel, pero son aquellas palabras, las palabras que viven en el sentimiento, que se agobian ellas mismas por no dar el sentido real de lo que palpita en ellas mismas, son esas palabras, las que me construyen y son las que me hacen vivir en el fuego, en el agua, en el aire, en la tierra, son las palabras que brotan de la esencia misma. Las palabras acaban siendo las texturas de mis sentimientos y de mi propio camino. Es momento de andar sin zapatos ni calcetines, que el dolor y el placer sean los propios del camino y no de calzar zapatos.

Hoy el dolor ha sido intenso y me ha costado levantarme.

Hace frío.

La normalidad está siendo un bálsamo para todos, nos está apaciguando y en casa hay cierto grado de armonía. Me gusta y no quiero apegarme.

Humea el incienso de lavanda y la gata se ha vuelto a instalar en la buhardilla.

10 comentarios:

  1. Animo, seguro que lo superaras, tu, y los tuyos, hacer piña, se fuerte, dejate llevar por esos-as grandes profesionales que hay, a mi mujer se lo diagnosticaron hace 8 años, y ahi esta..pocha si, pero trabajando como una mula,se fuerte, lo conseguiras, nunca, jamas estaras sola....se fuerte por ti, por los tuyos. saludos desde barcelona, Fco, Cabrera.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anónimo por tus palabras.... Un abrazo fuerte te mando para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que eres una mujer muy valiente, muy fuerte y muy, muy inteligente. Que tu experiencia en esa lucha sin cuartel que mantienes con la enfermedad merecería ser ampliamente conocida, pues seguro que sería de gran ayuda para los que están sufriendo ese proceso de lucha contra el cáncer. Y cómo no podía ser de otra manera te deseo todo lo mejor y te ofrezco mi apoyo solidario.

    Abrazos MCarmen.

    ResponderEliminar
  4. Amiga, Ese dolor es vida!
    Si se admite que después de un año se es aunque sea poco "distinto", es decir, que "no eres la misma", o acaso la deantes con una experiencia, pero de todos modos "distinto", entonces, ¿para qué la misma ropa y zapatos?
    Cuando me estampé con el coche llevaba más 15 años sin leer un solo libro de ficción. Todo lo que leía era técnico. Aquello me devolvió un lado humano que había perdido y que gracias a la oportunidad que tuve, el 99% de lo que leo es literario. Han pasado ya más de once años y me alegro!
    A veces, cuando cambia la presión y va a llover fuerte, lo sé con anticipación y no precisamente gracias a la estación meteorológica. Me lo dice el dolor que siento...
    Un abrazo fortísimo.
    Mil besoso

    ResponderEliminar
  5. acróbata. El tratamiento ya ha terminado, ahora son la revisiones y sentir un poco de lo que yo mal llamo "normalidad". Estoy tomando conciencia de todo lo vivido releyendo este blog, porque testimonia mi vivencia personal. Ahora la experiencia se está aposentando... Gracias por el impulso que recibo a través de tus palabras. Te mando un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  6. Ay Manel, ¡Cuánta razón tienes! Millones de besos y te mando un fuerte abrazo. Esto llama a tomar un café y a charlar ;)

    ResponderEliminar
  7. Carmen, estoy deseando quitarme de encima un examen que tengo mañana y dedicarme a lo que me gusta.
    Un beso y venga ese café.
    ps: si no bajas a Barcelona, subo yo, pero a L'Escala que es un sitio que me tiene "el cor robat" :)

    ResponderEliminar
  8. jajajja vale, prefiero L'escala ;)... cuando termines me mandas un correo y tomamos ese café :)

    ResponderEliminar
  9. Yo te invitaría a cambiar el nombre del blog por "diagnóstico vida". Ver esta palabra ya es un paso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pilar ... cuánta razón tienes! el paso está dado, ahora es cuestión que la transformación siga adelante. Gracias por compartir tu tiempo y sentires. Un abrazo.

    ResponderEliminar