15 de Noviembre de 2012



La ventana sigue jugando con el Montseny quizás por esa razón están  alegres.

El día 2 de noviembre hace ya dos años que sigo en el camino de ser y estar sana.

Sigo sintiendo que no quiero la vida que tenía antes del cáncer, hago balance, no lo cambio, me he reconciliado con partes de mi misma que jamás hubiera pensado ni que existieran.

-Todo bien, hasta dentro de 6 meses- me dice mi doctora oncóloga. No puedo evitar llorar. Soy consciente de que cada vez que voy a visitar a cualquier médico tengo una tensión interna, es un animal dispuesto a desbocarse. Emociones encontradas  y  una mente que quiere estar en un espacio vacío, un espacio en donde a mi corazón le deja de importar si hay o no hay cáncer, porque ahora el cáncer y yo nos conocemos.

El cáncer ha medido mis capacidades, llegar a él en un ejercicio de interiorización ha sido  lo peor, porque yo he contribuido a mi enfermedad. No se puede mal vivir emocionalmente durante 12 años. Me ha costado tomar decisiones pero con ellas ha llegado la calma,  la vida y con ella, la lucha contra el cáncer ha sido un camino hacia la conquista de una nueva libertad, mi identidad.

Sigo en este periplo, hoy me han llamado del hospital, ya tengo hora para una pequeña intervención, hay que hacer nuevamente una biopsia de la matriz, esas células anormales no gustan. 

La llamada aunque esperada, la recibo con sorpresa, hay momentos en los que parece que todo termina y no es así. El brazo se sigue hinchando, el dolor aparece como aquel huésped inesperado y desagradable que pone el culo en tu casa y no sabes cómo echarlo. Despierta ese nervio conocido en el estómago, ese nervio que no quiero que despierte nunca, porque ahí está dispuesto a desbocarse en cualquier momento.

La doctora oncóloga es médico suplente, señala, educadamente, que no me tomo el tamoxifeno, es una hormona que inhibe los estrógenos, pero sus efectos secundarios en muchos casos son permanentes, la estadística no la tengo clara, sin información los pacientes lo tenemos muy difícil a la hora de decidir qué hacer. Lo razonable es que a estas alturas se informe con cierta objetividad, en el cáncer no todo vale. Los tratamientos dejan secuelas, en el caso del cáncer de mama, se empieza a hablar de fibromialgia entre otras cosas. No, señores, con el cáncer no todo vale. En mi caso ha primado mi sobrepeso, así que sin estresarme es mi objetivo, reducir de peso a medio plazo. Sigo con mi tratamiento homeopático, todo ayuda, incluida la dieta. Nos olvidamos que los pacientes somos los protagonistas y podemos hacer mucho por nuestra salud.

Hay momentos en los que siento que me pierdo y   mirar atrás me recuerda lo que no he sido capaz ni de ser ni de vivir. Sigo viéndome nuevamente en el hospital de día, con una intervención de anestesia general sin ingreso, post operatorio en casa, pero todo distinto. No es el día de la marmota.

Las emociones siguen siendo mi brújula, son la certeza de que en mis venas hay pólvora que estalla en cada latido y en cada latido hay  un nuevo amanecer, una nueva sensación. Día a día descubro el lenguaje de la vida, me alegra habernos casado, más que casarnos, la vida y yo estamos en simbiosis, no entendemos ser y estar de otra manera.

Donde seguía calzándome, ahora sencillamente la vida y yo estamos despojadas de todo aquello que teníamos, la vida y yo estamos desnudas, andando, sintiendo que todo brilla y se apaga al mismo tiempo, que todo muere y renace al mismo tiempo. Querer, pretender un destino es absurdo, porque el destino es uno mismo. En la vida existen muchas estaciones, he decidido no parar en ninguna, porque en el camino del eterno presente, en el eterno ahora, todo tan vacío, es donde todo sucede.

Más que recordar, vivo el presente con mis cicatrices y tatuajes. Las cicatrices abiertas son malas compañeras. Vivo a través de lo vivido, siento a través de lo sentido. He muerto para vivir y vivo para morir.

Huele a incienso de mirra y mi gato muy gato duerme plácidamente.

8 comentarios:

  1. sin palabras Mari... y alguna k otra lagrima rodando por mi cara... la lucha va llegando a su fin y con ella la trankiliad y por k no la mas de las felicidades del esfuerzo realizado... un besoteee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... siempre al pie del cañón. Un besote guapisima.

      Eliminar
  2. eRES UNA MUJER QUE ADMIRO CON TODO MI CORAZÓN. t'ESTIMO MOLT

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I jo a tu, t'admiro i t'estimo... Petons guapisima.

      Eliminar
    2. No esperaré a Nadal. Només desitjo que tot vagi molt bé, que anirà. <3

      Eliminar
    3. No... ostres... no avans de Nadal. Una abraçada ben forta.

      Eliminar
  3. No m'he oblidat de tu.

    Cada dia ho fas millor, escriure!
    Me encanta "la ventana sigue jugando con el Montseny"
    y això del final:
    "Más que recordar, vivo el presente con mis cicatrices y tatuajes. Las cicatrices abiertas son malas compañeras. Vivo a través de lo vivido, siento a través de lo sentido. He muerto para vivir y vivo para morir."
    Tot el millor per allunyar aquest núvols, un petonàs i <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T'he notat a faltar Manel... Gràcies per aquest regal just la víspera d'entrar novament al quiròfan. Le teves paraules han disipat els núvols... Tenim pendent un café llarg de temps... Un petonàs.

      Eliminar