23 de Enero de 2013



El Montseny se levantó nevado, despejado y con ganas de bailar, los veo juntos, ventana y montaña bailando, estremeciéndose, fusionándose en uno.

Llegaron los resultados, todo bien, todo limpio, no más intervenciones ni hormonas. Libre.
Suspiro profundamente y me sorprende mi alegría contenida.

Ahora ante mí un presente incierto, una página en blanco en donde escribir todas las posibilidades.
Libertad absoluta de  hacer, el tiempo escanciará los acontecimientos y  yo,  como siempre,  viajando hacia dentro de la vida.

En casa se respira la sensación de entrar en otros tiempos, inciertos, pero otros tiempos desligados de mi pasado  y de certezas caducadas.

Cocinar se está convirtiendo en un verdadero placer, no hay como tener los sentidos castrados durante un tiempo, para ser consciente de su magia, fueron enemigos y ahora, los sentidos recobran su espacio. Reconciliación en toda regla.

La vida  corre libremente creando un mar de posibilidades, andar con libertad da vértigo, porque uno mismo acaba siendo consecuencia y causa, indistintamente.

Ahora solo quedan daños colaterales con los que convivir. He pactado con ellos, sólo pueden manifestarse en sintonía con mis tiempos y no los suyos, o sea nunca.

Todo ha cambiado, ahora una soledad amiga me abraza a diario, casa, amigos, familia, todo es distinto, es más propio y libre a la vez.

Soy consciente de la incertidumbre que existe ahora, porque una etapa  ha terminado, ahora los controles de rutina cada seis meses medirán mi tensión emocional interna, los miedos están relajados, porque el cáncer y yo nos hemos medido, nos conocemos y gracias a él, mi ahora es con toda la fuerza. Aquí y ahora absoluto. 

No hay una dimensión certera del ahora, nacer en una sociedad que nos hace creer en certezas, un trabajo para toda la vida, una casa para toda la vida, como si con ello alargáramos la existencia, nos ha hecho esclavos de lo ajeno y con ello hemos asesinado parte de nuestra propia existencia, dejando y abandonándonos a un futuro inexistente, porque al ausentarnos del ahora, poca cosa construimos para mañana.

No tengo hoja de ruta, porque la vida llega sin instrucciones para ser vivida. Nacemos gritando libertad, vivimos esclavos de nosotros mismos y morimos, la muerte es más diplomática porque nos abre la visión, una visión profunda de lo que fuimos en un tiempo llamado vida. Una visión despojada de todo condicionamiento, una visión desnuda, estremecedora, porque lo hecho queda rubricado. La muerte nos muestra lo vivido.

Cada latido bombea la nitroglicerina de la que está hecha mi sangre, mis venas soportan la intensidad porque de ellas emerge la valentía de andar pasos inciertos.

Ahora el café es más café que nunca, es intenso, derrapa por mi garganta y me muestra los sedimentos del instante bebido con los sentidos ocultos despiertos. Los sedimentos, transformados y distintos en cada taza me tranquilizan, porque la eternidad es más efímera que nunca.

Huele a café y mi gato muy gato duerme plácidamente en el sofá.

14 comentarios:

  1. felicidades ...un besoteeee con todo mi cariñooo.. muacks

    ResponderEliminar
  2. Este post es aún más poético, más literario y más contundente que el anterior, y el anterior, y el anterior.
    Escoger una cita, sería injusto para los otros fragmentos del texto, que se sentirían envidiosos.
    Pero como buena administradora que eres, de tus hijas las palabras, sabrás explicárselo de forma que lo entiendan, que comprendan que elijo esto:
    "No tengo hoja de ruta, porque la vida llega sin instrucciones para ser vivida."
    Tentado estuve de escoger lo de la nitroglicerina en las venas, pero ya ves, tendría que ir al fondo musical de Born to run y quizá eso escondiese la fuerza y la belleza de tu texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho.... Eres un gran impulso para mi. Petonsssss

      Eliminar
  3. Me encanto,la loba aúlla y su manada siente que todo se conecta.....

    ResponderEliminar
  4. HERMOZO MENSAJE GRACIAS CARMEN,
    UN ABRAZITO .
    DIOS TE BENDIGA SIEMPRE. :) :))
    ES UNA LIND@ HISTORIA DE VIDA ME ENCANTO HASTA PRONTO :)

    ResponderEliminar
  5. Creo que le ganaste la partida a la enfermedad, la enfermedad es un camino, la vida te abrió ese camino ante tus manos, pasos... lo tomaste, lo caminaste con mucha lucidez, conciencia y te enseño a comprender la vida. Como dice Krishnamurti, si entre la vida y la muerte existe un intervalo, intervalo de tiempo, pensamiento, estamos muertos en el presente, vos como decís juntaste a tu mesa la trinidad, vida, muerte y tú, y al hacerlo consciente de su magnitud lograste la vida, porque es verdad lo reflexionado eso que para vivir, hay que saber morir, y esa muerte diaria, te hace viva de verdadera vida. Carmen admiro tu poesía, tu manera poética de expresarte. Había entrado en Google para buscar información sobre el Aloe vibracional, y encontré tu Blog un canto a la vida, me ha gustado leerte. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La enfermedad como tu bien dices es un camino que nos conduce a lo que somos. Despojarnos de todo aquello que nos ha enfermada y transformarnos. La enfermedad es una crisálida que nos conduce al vuelo de la mariposa, la gran transformación.
      Gracias por compartir tu sentir.
      Un abrazo,
      Mª Carmen

      Eliminar
  6. No tengo la costumbre de tomar café, vivo en Argentina y acá costumbre es tomar mate, pero cuando leí y acá te transcribo " Ahora el café es más café que nunca, es intenso derrapa por mi garganta y me muestra los sedimentos del instante bebido con los sentidos ocultos despiertos." Leí eso, y descubrí como funciona la mente, a partir de una imagen mental, sentí, ayer acá sentada en la oficina, que ese café también derrapaba por mi garganta, recuerdos... pasado grabado en la mente y en los sentidos de tantos cafés bebidos en un pasado, yo lo recuerdo amargo, como me gusta a pesar de tomar poco, café negro. Todo lo que puede crear y recrear la mente a partir de una palabra, en este caso café. Pero lo más lindo que quiero compartirte Carmen es que saliendo de la oficina, llegué a casa, me tomé mi tiempo, sin apuro, que apuro puede haber si solo esta este ETERNO PRESENTE y en el eterno presente de mi ayer, me preparé unos mates y los tomé con la misma intensidad que tu café del 23 de Enero. Me regalaste, me lo regalé el presente lleno del aroma de mi mate, esa bebida, como algunos le decimos ese oro verde mimándome al derrapar por mi garganta !!!! Por muchos más derrapes de café o de mate conscientes, plenamente disfrutados Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mate, café o té, agua, pasos, respiración. Regálate instantes, regálate a ti misma, hagas lo que hagas, eres el gran patrimonio de ti misma.
      Por muchos más derrapes compartidos!!!!!
      Besos

      Eliminar