22 de abril de 2013



El Montseny sigue seduciendo a mi ventana, danzan sobre un campo tapizado con moqueta verde. La primavera empuja, emerge,  es intensa, la primavera da el compás y ritmo necesarios  para esos amantes que bailan.  No les importa que la tarde lleve una capa gris.

El dolor emerge, aunque hemos pactado no molestarnos mucho, cuando quiere el dolor se hace notar. No importa si además me duele la cabeza, san ibuprofeno y san paracetamol rezan en mis venas para obrar el milagro, el dolor debe marcharse o si más no, debe ser sutil. Así es el pacto.

En la nevera no paro de mirar el papel que me mandaron del hospital, próxima parada, ginecología. Qué rápido pasan seis meses. Mi mente es una traidora, piensa, duda y se sumerge en los miedos.
Es el ahora, no importa la emoción, el ahora se hace grande e intenso.

Siento que debo dar pasos para dar por zanjado un pasado que sentí como una carga y ahora es liviano como una pluma, un pasado que contiene todo y no tiene nada. Al final de todo recuerdo queda la emoción, puede ser tersa o áspera, la cuestión es elegir libertad o esclavitud.

Juego en la cocina con los niños, hemos preparado pizza casera. Harina, agua, aceite de oliva, levadura y sal, una mezcla alquímica, todos los ingredientes en un recipiente acariciados por las manos, por separado no son nada  en cambio juntos son la base, la piedra angular para hacer una buena pizza, como en la vida todo necesita una buena base. Después de mezclar todos los ingredientes, la masa tiene una textura  suave y aterciopelada que debe reposar, como toda experiencia.

Hicimos dos pizzas que los niños adornaron a su gusto, ya en el horno, el calor hizo de las suyas, pronto la casa se perfumó. Aquel olor me deslumbró, sigue renaciendo el olfato, el sentido más truncado está más sensible que nunca. 

Soy consciente de los tiempos que vivo, los médicos rubrican órdenes de desahucio, como si la dignidad fuera una cuestión desahuciable por unos pocos, como si la vida o la muerte fueran cuestionables por órdenes de desahucio. 

Determinar la frontera entre la vida y la muerte  nos devuelve a la era pagana, ahora los dioses llevan bata blanca y ya no rezas, sino que consumes pastillas de todos los colores y sustancias químicas varias,  que terminan por transformarte en protagonista zombie de Walking Dead. 

Entiendo que para algunos médicos,  en su fe ciega,  solo seamos unos millones de células, más parecidos a un algoritmo matemático o a un programa informático, sin emoción y sin pensamiento. Al margen de creencias, no solo somos un cuerpo, somos emociones, sentimientos, pensamientos, no importa cómo sean si instintivos, creativos, tristes, violentos, somos algo más que millones de células organizadas en diferentes órganos. 

Sentir me hace libre, la esclavitud llega cuando un médico da una orden de desahucio, te dice que caducas ante la vida. No juguemos a ser dioses. La vida no termina en una fecha y hora determinadas por una bata blanca, la vida la determina uno mismo. ¿Vivo en el final o sencillamente vivo en el ahora donde todo sigue vivo?. Para vivir hay que ser libre. 

Vida y muerte son actos de valentía, para vivir y morir nos imponen condiciones, ¿Para qué vivir si soy esclavo de los demás? ¿Para qué morir si no he conocido la vida y la libertad de ser?. 

Sometidos a la familia, sometidos a la sociedad en donde crecemos ¿queda espacio para nuestro yo más genuino? Quizás, pero esta conquista de uno mismo tiene a veces un precio muy grande, ser consciente de la esclavitud de uno mismo. La enfermedad me puso ante este camino, no tengo mérito ninguno, porque las circunstancias dictaron la senda que debía andar, pero paso a paso, solo existe una certeza, la realidad de lo que soy y siento.

Las emociones no pueden ser aplazadas necesitan expresarse. 

Curioso que una sociedad que la gobiernan personas que jamás se harán responsables de sus actos, en donde se premia la irresponsabilidad de la acción y sus consecuencias, la vida se empeñe en enfrentarnos a la enfermedad que nos obliga a hacernos responsables de nuestro cuerpo, mente y espíritu. 

Entiendo y respeto a los médicos, muchos de ellos grandes profesionales, pero las órdenes de desahucio son peligrosas. Un amigo ha recibido una, me cabrea, porque con la orden de desahucio te dejan con más mierda, congelan la vida, utilizan el miedo como herramienta para experimentar en tus propias carnes nuevos tratamientos encarnizados,  sodomizándote a la casta médica y farmacéutica. La vida no puede quemarse por órdenes de desahucio, la vida tiene que resucitar con más fuerza, la vida tiene que explotar en la cara de aquellos que juegan a ser dioses. 

Releyendo mi diario, al principio me sentí cabreada, te joden la vida con un diagnóstico como este,  te preguntas muchas cosas y no entiendes lo que sucede. Hasta que llega la pregunta ¿siempre he sido yo misma?  La respuesta es muy dolorosa, pero no hay otra NO. 

He sentido que la enfermedad, sea la que sea, te conduce a expresarte en esencia, sin juicios, sin pensar en lo que es políticamente correcto o no. Cada uno tiene su carga emocional, la enfermedad nos obliga a expresarnos tal como somos. Pensamos en lo devastadora que es, pero también ella nos aporta luz y sentido común, reconectándonos con una parte de nosotros mismos que dormía desde hace tiempo.

Una buena amiga me preguntó por qué seguía escribiendo sobre el cáncer, si ya esta pasada y superada la experiencia ¿por qué lo hacía? Me sorprendió la pregunta. 

La enfermedad estableció una frontera clara entre pasado y presente, ahora el presente está lleno de incertidumbres en donde sólo existe la capacidad de vivir la vida, esta experiencia me reprogramó para vivir, me hizo consciente de lo muerta que estaba y me ha regalado un presente lleno de intensidad. Ahora estoy más viva que nunca. 

Sé que no debería tomar café pero es mi debilidad, café intenso, con dos cucharillas de azúcar, un azúcar dulce como la vida, café dulce con pinceladas de amargura, su olor penetra por los rincones anunciando que la conquista de mi misma es un paso incierto,  desde la certeza de la vida. 

El gato muy gato duerme en la habitación de mi hijo.

10 comentarios:

  1. Mmmm !!! Carmen que rico pizza !!! El alimento circular, belleza de forma, colores, y sabor, cocinar y amasar es maravilloso, en el 2012 decidí darle un lugar preponderante a la elaboración casera del alimento,"suponía" que no tenía dotes de repostera, pero mis primeras mermeladas de tomate, zapallo, y zanahoria, dijeron lo contrario, luego un día frío de invierno me despaché con una receta de Brownie vegano, que alimento cuerpo y espíritu, y no dejo de sorprenderme. En este 2013 horneé mis tres primeras tortas caseras, de Algarroba y Nueces,y de Harina integral, manzanas, pasas, y miel. Estas tortas me terminaron de convencer lo buena repostera que soy. Es maravilloso como moldea el alma humana la cocina.


    Carmen los que están caducos ante la vida son los médicos, y desahuciada la medicina tradicional alopática, si te diseccionan en vida... una medicina que trata al hombre en forma de fragmentos no puede curar a nadie, y mucho memos sanar...

    En realidad la sanación está en tus manos y en la manos de la vida... hasta que los médicos con su medicina no empiecen a ver al ser humano como una totalidad, mente, cuerpo, espíritu, alma, emociones y pensamientos puede hacer poco tan solo DIAGNOSTICAR... y mirar al ser humano por dentro con su tecnológica que avanza en desproporción a la integridad y el UNICISMO.

    La pescaste a la mente... que es una "traidora" bien decís piensa, duda y se sumerge en los miedos.

    Y como no va a dudar si ella no tiene nada en claro... es así de confusa... cada pensamiento se contrapone con otro, nos crea conflicto y no nos da margen para la vida... y mucho paño para los miedos...


    Todos conscientes o no tenemos los mismos miedos y el miedo a la muerte es al que más tememos, intelectualmente aceptaba mi miedo a la muerte, pero no me daba cuenta como funcionaba, la semana pasada tuve una experiencia, estando atenta, observando el funcionamiento de la "traidora..." pero mejor digámosle "confusa" o contradictoria son más acertados esos términos y así la podemos entender un poco más y brindarle desde fuera, mediante la observación ayuda, para ofrecerle un poco de descanso y paz... debe andar agotada también la pobre.

    Te cuento la experiencia caminando atenta... en la observación de su funcionamiento, levanté un poco mi vista al cielo, miré unas copas de árboles frondosos y sentí belleza, comunión con la vida y la naturaleza, sentí disfrutar del placer de estar viva y ver la hermosura que me rodeaba a mi paso,

    estaba vibrando con una emoción alta, y en un instante comencé a angustiarme, pase del placer a sentir una angustia que parecía nacer desde la boca del estómago... y ahí la pesqué a la "confusa y contradictoria" mente, sabes lo que me estaba diciendo... todo esto se va terminar algún día tanta felicidad, placer y goce y todo queda terminado con la muerte.

    Entonces dije ah... entonces sos vos la que me priva de la vida... sos vos la que tiene miedo a la muerte, pude comprender como viene venía y vendrá funcionando ese miedo a la muerte. Fui consciente pero no intelectualmente, sino desde la emoción de mi miedo a la muerte, lo sentí latir lo descubrí.

    Y luego entendí esto que dice Krishnamurti que si entre la vida y la muerte existe un fragmento de tiempo, un fragmento de pensamiento, entonces estamos muertos en vida, porque la mente todo lo va a teñir con su miedo, dando validez con sus conclusiones a la muerte.

    Pero nosotras, nosotros Carmen démosle validez a la vida disfrutando de todo a nuestro paso, la pizza y todo lo demás contenido en el diario vivir, sabiendo que nada termina la muerte seamos cuerdos si no somos un cuerpo, somos un ALMA habitando un cuerpo, somos energía consciente, somos vida, mente superior, todo eso no se destruye sólo puede transformarse...


    Te mando beso en el alma !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, hay tanta mente que muchas personas viven muertas, yo vivía muerta, ahora estoy más viva que nunca, sintiendo más que nunca... ahora ya no temo porque vida y muerte son una misma cosa.

      Besos par tí también!!!

      Eliminar
  2. Claro que tienes merito y mucho !!!! Es verdad la senda, el camino te lo ofreció la enfermedad, pero todo lo que nos presenta la vida o las consecuencias de determinadas causas, o la cuenta del pasado. Todo lo que acontece nos da la posibilidad de elegir, de tomar una decisión, cada oportunidad básicamente se abre a dos elecciones o dos nuevas sendas, caminos que se bifurcan a seguir

    Uno es el PRESENTE vivir la vida de manera integra, consciente, y plena, es decir honrándola.

    El otro se desarrolla en los escenarios del PASADO y/o FUTURO es un camino muerto, con un cartel de CERRADO AL PASO... es estancamiento...

    En cambio el PRESENTE el que vos elegiste, mérito tuyo, ese es movimiento y que es la vida sino MOVIMIENTO Y CAMBIO. ojo que hablo del movimiento real, en tiempo presente, no de ese movimiento mental conflictivo de pasado a futuro y viceversa que nos roba el AQUI Y AHORA.

    A mi también me sorprende la pregunta de tu amiga, porque estas hablando sobre la VIDA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque uno a veces piensa que no hablar es experiencia superada, no hablar es enterrar la experiencia, esconderla, tememos escuchar de los labios ajenos, experiencias ajenas que nos hacen reflejo de nosotros mismos... Me gustó que me lo preguntara, porque cuestionarme es importante para mí, las verdades ciegas son mentiras sonoras... las verdades temidas y vividas, son las verdades que silenciosamente se posan en el alma.

      Eliminar
  3. El milagro de curarnos
    Por Fernando Callejón (Discípulo el Dr Hamer)
    Te mande todo el texto por e-mail
    Es extensa la nota, la estuve leyendo hoy, tengo ganas de leerla detenidamente, yo creo en el estado natural que es LA SALUD.

    Volviendo a lo que te dijo tu amiga, J. Krishnamurti dice que la experiencia una vez vivida, debemos, dejarla, abandonarla ya que es parte del pasado.
    Pero transmitir con palabras los sentires, las emociones y los estados, cuando estamos "despiertos", cuando salimos de ese sueño profundo, y comenzamos a tener esos momentos de conciencia, conciencia de uno mismo, es como vos decis ser generoso, la palabra en todas sus formas es un instrumento con el cual podemos dar en la nota, afinar o desafinar... Y es real que desde la torre de Babel, la comunicación parece no siempre, o mejor dicho casi nunca, ser efectiva, pero es lo que tenemos de momento para expresarnos, hasta que no la necesitemos más y tan solo alcancen los silencios del alma para comunicarnos, falta mucho. Debemos encontrar el equilibrio en TAO T King también versa, EL EXCESO DE PALABRAS ATURDE, MAS VALE PRESERVAR LO INTERNO.
    Pero para los tiempos que vivimos la mayoría de nosotros creo que debemos usar ambos, o ambas, palabras, silencios, transmitir experiencias y preservar lo interno.
    El equilibrio parece siempre resultar ser el adecuado.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el equilibrio, el pasado nos deja un poso o bien de olvido o bien de dolor o bien de sabiduria, depende de cada cual. Compartir lo que somos, desde la palabra hasta los silencios, porque hay silencios que dicen más que las palabras.
      El equilibrio está en nosotros mismos.
      Besos

      Eliminar
    2. Hola amiga !!!!
      Que buena reflexión la de "El pasado nos deja un pozo, o bien de olvido o bien de dolor o bien de sabiduría." Y que bueno que exista la comunicación para que sepan nuestros pozos que no están solos !!!! Y que bueno y gracias a tu reflexión me regalaste una inmensa sonrisa en mi alma por haberme dado cuenta que anduve y ando por la vida llenando el pozo de la sabiduría, y gracias a esa magnifica reflexión también me acabas de dar la alegría de saber que nada guardo en los otros dos pozos de olvido o de dolor. Alegremos nuestros corazones Mª Carmen por la capacidad de elegirles el mejor de los tres pozos a nuestro pasado.
      Beso!

      Eliminar
    3. Gracias a ti por compartir sentires. El camino se hace en soledad pero para nada es solitario.
      Beso!

      Eliminar
    4. En el comentario que hice sobre tu publicación del 21 de Mayo pasado, te conté que aprendí una nueva palabra poso con "s" retomando al poso conocido recientemente, podemos decir que si dejamos huellas, sedimentos, asiento, o señal, de dolor, podemos entrar y con amor y comprensión tratar a esos sedimentos... movilizarlos, para transformarlos en sabiduría, y lo bueno de los posos del olvido, es que del todo, del todo olvidados no están, si es verdad que muchas veces hemos abandonado esos sedimentos para auto-protegernos, pero podemos rescatarlos también con amor y comprensión, siempre que no se trate de un poso de perdón... una de las huellas más difíciles de dejar... tenemos que aprender a elegir los zapatos adecuados para caminar el perdón teñido del olvido, para que sea perdón verdadero, porque si ese poso no se crea seguimos mirando a las personas con los ojos del pasado...

      El poso del café derrapando por la garganta es verdadero reconstituyente del alma...

      Cuando preparamos el café, o en mi caso el mate, como si fuera una ceremonia, con calma, sentido, sintiendo latir su olor, que inspiramos y nos inspira a la reunión con uno mismo, ese momento del día, o de la noche que nos dedicamos como un obsequio, esa visita a nuestro ser de la mano del café, el mate, o el té.

      Tu derrape de café del 21/05/2013 ayer al leerlo me volvió a inspirar mi derrape de mate, que tanto necesitaba darme esa visita para sanar unas nanas del alma de esta semana, de esta vida que nos cuesta tanto comprender.

      Gracias por seguir inspirándome Mª Carmen, beso

      Eliminar
    5. El poso, el sedimento, nos invita a sentir la herida, aquello que sanamos, nos hace más sensible, nos enseña y nos abre los sentido para sentir de una manera distinta.

      Sigamos tomando café, mate, té... a sorbos, sientiendo que al saborear más que tragar, la vida es en nosotros mismos.

      Gracias a ti por compartir sentires. Un beso y un abrozo lleno de abrazos para ti Andrea.

      Eliminar