1 de octubre de 2015

Luce el sol entre las nubes. La montaña,  húmeda por la lluvia, parece no importarle el calor.

Hoy es de esos días que la sed de escribir es implacable, hoy  una persona maravillosa ha subido en el tren nocturno de la vía láctea.

Honesta, sincera, con el cáncer a cuestas, la vida no puede ser aplazada y eso las dos lo sabíamos.

Perdimos el pelo, nos dejamos la cabeza al aire sin miedo al qué dirán. Sabíamos que con cada quimio nuestros sentidos cambiaban y nunca sabíamos hasta cuándo. Aceptábamos lo que venía,  el cáncer fue un caballo desbocado,  no dio tregua y la vida siguió midiéndonos la capacidad de vivir.

Ser intenso implica ser un enfermo, un excéntrico o un anti social. Ser intenso es ser mucho más  humano y más libre.

He comido una sopa muy caliente. Mi hija tiene ganas de que haga croquetas. Disfruto de la cocina, es una forma de dar, cuidar y expresar lo que siento. Hoy la sopa rezumaba tristeza.

El cáncer  saca de ti la mejor versión, a veces algunos enfermos  le damos las gracias. Es así, con la enfermedad sacamos esa parte que hibernaba desde hacía mucho y, por miedo u otras circunstancias, no nos permitíamos expresar.

Sí me siento triste, pero sé que Esperanza era de pocas tristezas, porque ya teníamos bastante con el dolor y estar con una agenda repleta de visitas al hospital.

Todos tarde o temprano viajaremos en ese tren, hacia la vía láctea, un viaje a otra realidad, un lugar llamado muerte.

Yo no tengo el alta, me faltan cinco años más, a veces tengo miedo, otras confío, pero una  sombra  siempre va conmigo.

Hoy tengo fiebre, estoy resfriada, pero eso no es excusa, nada es excusa, vivir no puede aplazarse,  ni la vida puede aplacarse. Muere lo que más vive.

A veces me pregunto si el camino que ando es el correcto, si escribir es lo correcto, las respuestas son silencios que llena la vida.

Huele a té con bergamota.

Mi gato muy gato duerme a mis pies.

7 comentarios:

  1. Mari Carmen, la poesía es tu fuerza, escribe para que te sientas fuerte y cada vez mas fuerte y te hará olvidar los malos pensamientos.
    Te deseo lo mejor y lo mas fuerte.
    Un abrazo muy fuerte, y sigue a delante.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  2. El camino que andas es el correcto y escribirlo es lo correcto. Y nostros los que te leemos te damos las gracias por hacerlo. Besos.

    ResponderEliminar