12 de julio de 2011

Es la claraboya que se alegra del tinte azulado de la luz que sigue extendiéndose por toda la buhardilla. Cada día que pasa soy testigo de lo conscientes que son claraboya y buhardilla de sí mismas, danzan sin vergüenza alguna, son dos niñas riendo y jugando.

Me he vuelto a afeitar la cabeza, el pelo crece pero los claros todavía son muy evidentes. Al tener cejas e ir maquillada, la calva me da un toque de dudosa modernidad. Eso me divierte.

Después de casi dos años sin ver a E. ayer tuve la oportunidad de cenar con ella, E. y toda nuestra troupe de críos. El tiempo pasó rápido entre tanta buena compañía, risas y ganas de explicarnos tantas cosas. Una cena es poco espacio para sintetizar nuestras vivencias.

Casi, casi he recuperado el sabor de las comidas, pero sigo sin saber medir el grado de sal que le toca a cada comida, así que cuando cocino lo hago sin sal.

Somos enemigos de nosotros mismos, somos la lente con la que miramos y participamos en la vida y nuestra mente es un proyector constante, haciendo realidad los oscuros rincones de nuestra alma. Nuestra actitud es la pantalla en la que mostramos el grado de certeza de nosotros mismos. Quien no quiere hacerse responsable de sí mismo es ciego de sí mismo.

En poco tiempo han sucedido muchas cosas, fruto de mis aciertos y mis desaciertos, quizás la parte más dolorosa ha sido no culpabilizarme sino sencillamente aceptar mis errores y responsabilizarme. La culpa es una faceta más del miedo, una excusa para justificar no seguir avanzando, he decidido seguir andando, pese a quien le pese.

Volver a buscar un reconocimiento en los demás es engañarme, sólo puedo reconocerme lo que soy desde mi alma, desde mis pasos, lo demás es caer en la falta de autoestima, porque buscar el reconocimiento es ausentarse uno mismo de sí mismo.

Olvidamos para no hacernos responsables, olvidamos lo que somos, una síntesis de lo aprendido que se integra como una segunda piel ¿Para qué sirven las experiencias? Nos enfrentan a lo más auténtico y mientras nos neguemos a aprender, una parte de nosotros mismos muere, así es como se muestra otra faceta del miedo y su nombre es cobardía.

Este fin de semana he estado en la playa con mis hijos, lo pasamos genial. Nuestra amada Costa Brava. Es el mar que nos atrapó con su color, perfume y la musicalidad de los niños jugando en la arena, riendo y jugando con las olas. Fue divertido hacer castillos en la arena, pasteles llenos de velas que soplar, la magia de la imaginación.

Los sueños son intensos golpes de memoria, buscando hacerse reales.

El lunes ya tengo mi primera visita con el médico radiólogo, la tregua me ha sabido a poco. Esta experiencia me sigue conduciendo a lo que soy en esencia pura. Es difícil no pensar en cómo irá, pero eso lo expresará mi cuerpo y él ni más ni menos es un reflejo de mi alma.

Sin ser del todo consciente, había una parte de mi vida que seguía atrapada en el pasado y ahora ya se ha roto y diluido en mi corazón como una experiencia más, el trabajo emocional más importante es saber que no hay espacio para estas preguntas ¿y si me hubiera quedado….? ¿y si hubiera hecho…..? La vida palpita y estas preguntas nos dan la certeza del nivel de entrega que tenemos hacia nosotros mismos y también, hacia la vida misma.

Escucho a Midival Punditz, me recuerda lo mucho que siempre me gustó y me gusta bailar.

Llovizna, hoy la claraboya está realmente muy contenta, es la música de la lluvia que juguetea con la luz.

Huele a mirra.

La gata muy gata corretea de madrugada por casa, me visita, me pide que juegue, nos miramos y comprende que yo la mire y siga durmiendo.

12 comentarios:

  1. No me queda otra que aplaudirte, he tardado mucho en seguir este blog, pero lo he ido leyendo. Un fuerte abrazo y continúa en la lucha¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Gracias Daniel, otro abrazo fuerte para ti...sigo, paso a paso ;)

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en que mientras nos neguemos a aprender, una parte de nosotros mismos muere, así es como se muestra otra faceta del miedo y su nombre es cobardía.
    Cobardía que tú no conoces puesto que aprendes, y nos enseñas, de tus experiencias. Una vez más sólo felicitarte y desearte lo mejor. Ojalá la mitad de los que te leemos fueramos la mitad de valientes que tú.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Querido Angel,

    Somos más valiente de lo que aparentemente somos. Gracias por tus palabras Maestro y compartir sentire, eres un impulso para mi.

    Un beso fuerte :)

    ResponderEliminar
  5. Una gran verdad: "mientras nos neguemos a aprender, una parte de nosotros mismos muere". Es más o menos lo mismo que hastga que no se acepta que las cosas se hacen mal o se pueden hacer de un modo distinto, no despegamos, no avanzamos.
    Encuentro en el texto más alegría, contenida, sí, pero se destila un optimismo nuevo. Y no vale decir que claro, juego con ventaja... Entre el primero que comenté y este, me parece que no han pasado meses, sino años.
    besotes y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Desde luego Manel, entre post y post parecen que pasan años, es el efecto de la propia enfermedad, en un año te enfrentas a la síntesis de toda una vida, los cambios han de surgir rápidamente de uno mismo, porque no cambiar significa seguir enfermo. Besote y abrazotes :)

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el toque de dudosa modernidad !!!! jajajajaja....Seguro que sigues guapísima.

    Con mucho ánimo y... ¡a por la siguiente batalla!!!!
    Besazos

    ResponderEliminar
  8. jajajajja si dudosa porque no soy Sidney O'connor ;) millones de besos Irene.

    ResponderEliminar
  9. Mari Carmen, te cuento que fui a un retiro de QiGong y seguramente te puede servir, existe un libro en este sitio: http://www.womensqigong.com/
    vienen ejercicios para ayudar con la quimio y el cáncer. De haber sabido, le habría ayudado un poquito más a mi querida madre.

    Un abrazo muy fuerte y te sigo llevando en mi pensamiento :)

    Mucho cariño!

    ResponderEliminar
  10. Querida Nefer,

    En cada momento hacemos las cosas lo mejor que sabemos. Gracias por tu información.

    Un abrazo muy fuerte para ti también.

    ResponderEliminar
  11. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    MARIA CARMEN

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TOQUE DE CANELA ,STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  12. Gracias José Ramón.... Tu toque de canela, Chaplin, Crepúsculo, Balde Runner.... es realmente la guinda a tu pastel poético, huele, gusta, es una delicia que me ha encantado que compartas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar