21 de octubre de 2011

La claraboya da la bienvenida a la luz de otoño más fría. El sol acorta su camino dando paso a la luna. La buhardilla se llena de tonos lunares.

El miércoles pasado fue mi última sesión de radioterapia. Me despedí del equipo, besos y recuerdos, esperamos que la vida nos dé la oportunidad de encontrarnos fuera del entorno hospitalario.

Sé que ahora es tiempo de recolocar. Es curiosa la vida. Yo que siempre trato de tener perspectiva, he creado puntos de referencia alrededor de mi tratamiento. Ahora que se ha acabado, la vida tiene un matiz distinto, de pronto se abren los espacios, están vacíos, huecos. Es momento de renacer.

He muerto. Cada vez que comparto con mis amigas, soy consciente de lo que se ha muerto en mí.

Bendito el cáncer que ha aniquilado una parte de mi, llena de ausencias, desilusiones, sueños perdidos, ahora ha resucitado una parte que dormía cual bella durmiente, el cáncer fue aquel caballero que besó a la princesa despertándola de su letargo.

He vuelto a la vida, a una realidad vital que necesito como el respirar, ahora es momento de adaptarme.

Es un placer cocinar, unas hamburguesas típicamente holandesas y verduras estofadas con arroz y especias. La cúrcuma airea los aromas de las verduras, tiñéndolas de amarillo.

El lunes análisis de sangre. En un par de semanas visita al oncólogo.

De un plumazo me siento ligera, toda la carga emocional que llevaba a cuestas no existe, ya no está en mi mente, en mi corazón y físicamente no la siento. Es una certeza.

Hablando con mi médico radiólogo el cáncer nos transforma, no sólo a nosotros los que padecemos la enfermedad. Es un efecto dominó desconcertante.

Los sentimientos son abrumadores. La vida sigue mostrándome que palpita, sigo teniendo compañeros de camino, somos una manada, nos reunimos para lamernos las heridas del alma, nos reunimos para compartir el entusiasmo y la alegría de nuestras almas. Los sentimientos perduran.

Las emociones a fuego lento han construido esta enfermedad, liberarlas me ha sanado. Con estas emociones se han construido compromisos falsos, espejismos y mis células, conscientes de sí mismas y de lo que estaba sucediendo, se estresaron. Las emociones matan al corazón. Es preciso liberarlas.

Siento y sólo puedo sentir los pasos tatuados en mi alma, es la intensidad que sólo puede darme la vida y con la intensidad, el equilibro. Sólo puedo andar con los pies del alma y a un nuevo ritmo.

Empecé en otoño y en otoño acabo. Un ciclo. Morir, nacer, crecer, envejecer y nuevamente morir. Me gusta ser árbol. Me gustan los ciclos.

Se han quebrado nuestras entrañas, miro a mi hermana, ha sido un camino salvaje, abrupto. Sólo tengo ganas de abrazarla, arrullarla, mecerla, besarla, es mi hermana.

Hay momentos que golpean y otros besan mi mente, no me preocupa porque la vida viene y me agarra, me zarandea y se apropia de mis certezas.

Sigo amando los destinos inciertos, porque la verdad es uno mismo y el destino sigue calzado en los zapatos del presente.

He puesto ya el edredón en la cama. Hace frío por las noches.

Huele a cúrcuma.

La gata muy gata tiene frio, duerme en mi cama. Me gusta que duerma un rato a mis pies.

10 comentarios:

  1. Ha sido un camino salvaje y abrupto que has superado con matrícula de honor y de paso nos has ayudado a todos. Me alegro mucho de corazón de que haya terminado, me alegra mucho conocerte aunque sea virtualmente. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Espero poder asistir a alguna de tus presentaciones.... a Ana la veré en noviembre... ganas tengo de humeante café y una charla amena y ya sin virtualismos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Que verdadero lo que pusiste, estoy pasando por todo eso y es dificil, siempre hay alguna lagrima por salir, solo espero que las emociones no me traicinen, quisiera tener solo emociones felices en mi vida... gracias por escribir. Besos

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay lluvia en los ojos. Gracias Adri. Besos para ti también.

    ResponderEliminar
  5. Este post es aún más literario que los otros. A sabiendas de que entresacar algo es injuesto para el resto de palabras, aquí relaciono unas frases preciosas y muy literaris:

    -"la vida tiene un matiz distinto, de pronto se abren los espacios, están vacíos, huecos. Es momento de renacer"
    -"he muerto"
    -"una parte de mi, llena de ausencias, desilusiones, sueños perdidos, ahora ha resucitado una parte que dormía cual bella durmiente, el cáncer fue aquel caballero que besó a la princesa despertándola de su letargo"
    -"Las emociones a fuego lento han construido esta enfermedad, liberarlas me ha sanado "
    -"Empecé en otoño y en otoño acabo. Un ciclo. Morir, nacer, crecer, envejecer y nuevamente morir. Me gusta ser árbol. Me gustan los ciclos"

    Además, al final le das el toque: la gata y el olor a las especias, a la vida.

    Si ahora lees los textos del inicio, ¿se nota o no se nota?, no el ánimo, sino la literatura. Al inicio era un diario personal. En los últimos meses has ganado en creatividad hasta el punto de que -modesta opinión-, es injusto que dejes de escribir, al menos para los que te leemos.

    Un abrazo, Besotes. ¡No lo dejes ahora!

    PS: también soy consiciente que el dolor y el agotamiento tenían que estar reflejados en esos escritos, que lo tengo presente!

    ResponderEliminar
  6. Querido Manel,

    Siempre me sorprendes, hoy no es menos.

    Acertado tu análisis y estoy del todo de acuerdo. Este diario refleja una evolución. Si hubiera sido un libro desde el principio hubiera sido casi imposible, al menos para mí.

    Te lo prometo no voy a dejar de escribir, porque para mí sigue siendo un proceso liberador y, aunque me prodigo poco, tan necesario como el respirar. Me purifica y reafirma.

    Sólo darte las gracias por tu apoyo e impulso que son tus comentarios, porque hacen más vivas las palabras que escribo y también porque siento que mis palabras ya no me pertenecen, son más tuyas.

    Sólo me queda mandarte un fuerte abrazo y millones de besos.

    ResponderEliminar
  7. Huy, ahora si que me voy a sonrojar. Puede que me equivoco pero creo que tienes don para escribir y es una pena que no lo aproveches. A otras (siempre hay mayoría femenina) compañeras blogueras he conseguido convencerlas y mira, una tiene su poemario a punto para libro, otra está yendo a un curso de escritura creativa...
    Yo te agradezco que me hayas permitido ayudarte. Yo he aprendido mucho, ¡soy el agradecido!
    Idem (como en la peli)

    ResponderEliminar
  8. No si al final Manel, la que se pone colorada soy yo.... La verdad que todo lo que dices tiene mucho sentido... que sepas que voy a seguir escribiendo...Ya se verá lo que pasa....

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. carmen me encantan tus palabras yo tengo 38 anos y tambien estoy pasando por un momento dificil me diagnosticaron cancer pero yo tengo mucha fe en dios y sigo mi vida normal cuidandome haciendo ejercicio y difrutando de mi familia al maximo pienso que esa es la mejor terapia mantenerse positiva siempre felicidades por tu escritura me encanta

    ResponderEliminar
  10. Gracias Anonimo... Hay que mantenerse vivo y vivir.... Un abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar